Para saber lo que pasa por aquí...

La Semana de Oleiros (I)

La candidatura a Reserva da Biosfera y la Ria do Burgo.

Hace ya casi un mes pero está en el objetivo. El ADR de Mariñas – Betanzos organizó un viaje a la isla de La Palma para conocer de primera mano las posibilidades que ofrece la inclusión de una comarca en el proyecto Reserva de la Biosfera.

Los beneficios son de sobra conocidos. Las pegas enormes: mucho trabajo y tomar decisiones que no van a gustar. En este sentido se manifestaba Rodrigo López, Concelleiro de Obras Públicas de la Corporación Municipal de Oleiros; encargado de redactar los informes finales para valorar la candidatura. Para Oleiros, la segunda parte ya ha sido realizada.

La Plataforma para la Defensa da Ría do Burgo lanzó un ultimatum a las Administraciones implicadas: Costas, Xunta y Concellos limítrofes; y convocó una reunión urgente para debatir el estado actual, las medidas que han sido tomadas y las previstas a corto y medio plazo. Tal reunión sólo sirvió para que los actuantes se echaran la culpa los unos a los otros del abandono en que se encuentra la Ría. Ante tal situación, la Plataforma convocó una manifestación el pasado fin de semana en la que participaron cerca de 2000 personas, curiosamente, muchos políticos.

Con motivo de esa manifestación, la Sociedade Galega de Ornitoloxía hizo público un comunicado remitido a la Plataforma hace ya casi tres años. En él, se solicita que los derechos de las especies animales protegidas que habitan en el encoro sean respetados y puestos al mismo nivel que los berberechos y las almejas.

Llama la atención la fría acogida de este comunicado. Los organizadores hablan de los de los pajaritos… y las Administraciones hacen como que no se han enterado.

Pero las acciones ecologistas (sociales) del tipo Biosfera van a ayudar a dragar el 1.000.000 largo de metros cuadrados de superficie contaminada de Ría en la medida que ello ello redunde en una mejor conservación del Patrimonio Ecológico; que es, precisamente, lo que se pretende preservar frente e un crecimiento de ‘Paseo y Playa’ que es, junto al campo marisquero, lo que trata de justificar la enorme inversión que supone dragar, depurar y devolver a su sitio todos esto millones de metros cúbicos de lodos que hemos ido vertiendo al fondo marino a lo largo de los últimos 50 años.