Para saber lo que pasa por aquí...

La Semana de Oleiros (yIII)

El final de Cobián.

El diario de tirada nacional El Mundo publicó el pasado miércoles parte de la declaración ante la juez de Jorge Dorribo; empresario lucense acusado de enriquecerse a cuenta de subvenciones públicas gestionadas por IGAPE y procedentes de fondos europeos.

El Mundo dijo que Dorribo dijo… esto es así porque, en principio, la investigación se encuentra bajo secreto de sumario; que quedó con Pepiño Blanco (el Ministro de Fomento) en la gasolinera de Guitiriz para darle 450.000€ a cambio de «convencer» a Leire Pajín de que le diera a Dorribo la exclusiva de la retirada de las farmacias españolas de ciertos productos que, posteriormente, exportaría al extranjero… países del «Tercer Mundo»… o del «Cuarto». Tras la extraña operación, parece que fueron a comer «cocido» en algún lugar por Parga.

El Mundo también dijo que Dorribo también dijo… que el entonces Conselleiro de Industria, otro tal Blanco (no confundir…), cobró otros 400.000€ por «agilizar» trámites en la concesión de ciertas ayudas.

Y El Mundo también dijo que Dorribo dijo… que otro diputado de la Xunta, un tal Pablo Cobián, había cobrado otros 200.000€ y el patrocinio de sus empresas para las competiciones automovilístivas de su hijo.

Ahora nos enteramos que el primero en dimitir fue el último en salir: Pablo Cobián. Guerra lo ha hecho el día de hoy. Pepiño se defiende… dice que no ha hecho nada. Sabemos que no habló con Pajín; eso es cierto. suponemos que el cocido sí se lo comió… aunque eso no es delito. La pregunta es: ¿trincó los 450.000 y dejó a Dorribo con el culo al aire?

Por cierto… El Mundo también dijo que el 11-M lo organizó Rubalcaba con Otegui en un asador de Orio… el mismo Rubalcaba que llama por teléfono a los etarras para que escapen de la policía (o era que llamaba a los policías para que escapasen de los etarras).

En fin… cabinas telefónicas yo sólo recuerdo esa y la de la antigua Viña. También hay una en el parque, una especie de champiñón de los que pone R… pero jamás vi llamar a nadie desde allí.