Para saber lo que pasa por aquí...

El final del «Caso Deberes»

El Partido Popular de Galicia llevará al próximo Pleno de la Xunta una proposición «no de Ley» para modificar la Orden Interna de la Consellería de Educación (de 1997) que prohibía las tareas extraescolares en primer ciclo de primaria y las limitaba para el resto de ciclos.

La iniciativa parte del Partido Popular (no de la Xunta que gobierna) para permitir el debate y la adhesión del resto de fuerzas políticas. Sin embargo, la propuesta no ha despertado el entusiasmo de la oposición que se escudan en las diferencias que la «corrección» podría provocar en la educación pública.

Dudan del contenido de la nueva redacción en la que se dejará a los Consellos Escolares de cada centro la potestad para decidir las tareas que se pueden imponer y las que no. Desde AGE ya han avisado que esto puede suponer un agravio entre los Centros situados en entornos urbanos, con comunicaciones más rápidas y posibilidades de lograr apoyo extraescolar privado; y los centros rurales en donde los niños ayudan en casa, apenas tienen tiempo para realizar esas tareas y porque sus «recorridos» hasta los centros de estudio consumen más de una hora diaria.

Desde el PSdeG han lanzado el órdago y proponen modificar todo el Reglamento Orgánico de Centros para refundir todas las trapalladas existentes y por descubrir; porque no olvidemos que en el funcionamiento de los Centros interfieren cientos de órdenes y contraórdenes como esta que, si destaca, es por haber despertado el interés de los medios de comunicación. Sobre todo a raíz de que un padre (puntual) invocase tal orden para manifestarse en contra de la actuación (puntual) de una profesora (puntual) con su hijo (puntual) en el CEIP Parga Pondal de Santa Cruz (puntual también).

No se conoce el borrador de la rectificación y probablemente no se conozca hasta el Pleno que tendrá lugar la próxima semana. La oposición que tales muestras de apoyo ha manistado ya tendrá que sumarse o restarse «en directo».

Saldrá adelante con el apoyo del PP; que viene demostrando últimamente que, de esto, «controla mogollón».

Y pasará la patata a los centros que tendrán otra cosa más de las que responsabilizarse.

Esperemos, pues, a ver que pasa… porque si ayer los ERASMUS ricos se quedaban sin 100€ al mes para que los ERASMUS pobres pudiesen alcanzar los 300… hoy parece que los ERASMUS ricos mantendrán esos 100€ al mes, al menos, durante este curso; y los ERASMUS pobres no llegarán a los 200. Pero, eso sí… era algo con lo que ya contaban («¡Manda huevos!». Federico Trillo, Presidente del Congreso de los Diputados [sic]).

Recordemos que nos referimos a estudiantes universitarios en los últimos cursos de sus carreras, que han demostrado conocimientos en su campo y dominio de un idioma… de un país en el que la tasa de paro de los jóvenes de su edad supera el 60%…

Sinceramente, la medida no parece mala, como otras muchas. Lo que no tiene explicación es esa particular puesta en escena que han preparado para ella.

El PP tiene gente solvente, eso está más que demostrado, pero carecen del más mínimo tacto y sentido político. No sienten la responsabilidad de estar gobernando un pueblo.

Esperemos a ver que pasa porque con esta gente nunca se sabe. Si el próximo Pleno de la Xunta termina en bronca a cuenta de los «deberes» podremos decir a las claras que esta República Bananera no tiene remedio… ni remedio ni clima tropical.

Deja un comentario