Para saber lo que pasa por aquí...

Revista de la semana

La Deputación de A coruña al borde del colapso financiero

Titular del Miércoles. Al día siguiente, en otro periódico, la situación se rebajaba a una desviación coyuntural de la tesorería. La situación apunta al POS aprobado a finales de 2010. Nadie salió diciendo que Moreda repartió todo lo que quedaba entre sus amigos… menos mal. Aunque, como ya me apuntaron, “todo se andará”.
Nos están preparando para el día en que haya que decirnos que las Deputaciones deben desaparecer. ¿Qué ocurrirá entonces con los Concellos más pequeños? Según la teoría, de los 315 Concellos de Galicia no deberían quedar más 30 o 40 por provincia para que la desaparición de las “Provinciales” sea viable. Interesante la propuesta de Moreda para distinguir Municipios de Concellos; y abrir así la posibilidad de que exitan “Concellos” de varios Municipios”. Veremos si el nuevo mapa político se traza por motivos de eficacia administrativa o afinidades políticas que beneficien al poderoso de turno.

Nos sorprendíamos la mañana del martes pasado:
Una barandilla en el puerto de Santa Cruz
Y un cartel que pone que su colocación y el arreglo de varios puntos de luz costarán 36.000 euros de todos.

Otro tema candente fue el tira y afloja entre la antigua Corporación Municipal y SIDECU por los datos de los usuarios de las instalaciones gestionadas por esta última. El Alcalde llegó a insinuar que la empresa utilizaba esos datos para operaciones de marqueting prohibidas por la LOPD; y amenazó con denunciar. La Agencia de Protección de Datos dispone de Fiscalía… y supongo que no se quedará esperando la denuncia.

Por otro lado, la revisión del Catastro encargada por el Concello el año pasado comienza a ofrecer resultados. Siguen goteando noticias de viviendas “aparecidas” en el Concello tras años sin pagar un duro de impuestos.

Y se aprobó el lunes 20 la nueva Corporación Local que, en su primer Pleno, despachó, de un plumazo, a toda la oposición. Atrás quedan lo días en que Covadonga Díaz ponía un poco de cordura en las continuas salidas de tono entre Pablo Cobián y el alcalde García Seoane… veremos en qué acaba esto. De entrada, el de ayer, parecía el debate de “Supervivientes”.