Para saber lo que pasa por aquí...

Banderas Negras

Ayer desayunábamos con la foto de María José Varela, nueva concejal de Medio Ambiente y muchas cosas más, izando la bandera azul sobre el chiringuito barril de los socorristas de Santa Cristina. Pero, a la misma hora…
Ecologistas en Acción conceden la Bandera Negra al “disparate ecológico” de la Ría del Burgo

No es la única casualidad. Hay muchas más.

El informe (se puede descargar aquí) critica la existencia de numerosos pueblos costeros en los que el aumento de la población estacional (verniega, pero también de invierno en zonas de esquí, por ejemplo) deja completamente inservibles los sistemas de depuración de aguas residuales; calculados para la población fija (o, si acaso, para una media entre ambas) cuanta más gente hay en las playas, más posibilidades de toparse con sorpresas desagradables en sus aguas.

Pero el caso paradigmático es el de la Ria do Burgo, cuyas poblaciones ribereñas: O Burgo, Barcala, Fonteculler, Perillo, Oza, Coruña, etc.; están ocupadas por población fija (no estacional) sin embargo, carecen de depuración adecuada; y lo descrito antes para unos pocos meses del año en Torremolinos ocurre todos los días aquí.

Mientras Concellos, Consorcio, Diputación, Xunta, Ministerio y UE; discuten entre ellos quién tiene que gastarse los cuartos en limpiar, sanear y depurar esas aguas, la basura y restos orgánicos se amontonan en el fondo (o flotan en la superficie), los furtivos hacen de las suyas y todos miran para otro lado.

El informe destapa también otra realidad más perversa: la total “desplanificación” existente en Puertos del Estado; un ente carente de sentido que sólo sirve para conceder créditos del ICO a propuestas descabelladas de explanación costera. Bajo el falso pretexto de la competitividad, se han hormigonado 3,4 hectáreas de costa al día entre el 2000 y el 2006; ocultando tras los supuestos beneficios sociales una evidente apuesta por los combustiles fósiles (gas y crudo), por el modelo económico que nos llevó a la crisis (construcción y más construcción) y por la más aberrante: la especulación con el suelo de los actuales puertos para financiar estos mamotretos faraónicos.

El lunes más de 300 millones de euros para pagar deudas con constructoras del Puerto Exterior…