Para saber lo que pasa por aquí...

El BNG y la campaña del pequeño comercio

EDITORIAL | José Enrique Santos

En línea con su mensaje de allá por 2011 («En Oleiros non hai onde mercar uns zapatos»); el Bloque lanzó este lunes su campaña de apoyo al pequeño comercio con una rueda de prensa y el anuncio de explicar esas medidas a los comerciantes de Oleiros… aunque sea uno por uno.

La campaña recoge un par de muy buenas ideas, como la creación de un «Banco de Locales» que puedan ser ofrecidos a los emprendedores en condiciones especialmente ventajosas, o el impulso desde la Corporación Municipal de eventos que dinamicen el poco comercio que queda… y por asimilación, el que venga.

También se apunta a la formación, apoyando de manera decidida la labor que se viene realizando en asesoramiento desde el Centro Municipal de Formación Isaac Díaz Pardo de Os Regos, o a la financiación, destinando a nuevas iniciativas el medio millón de euros que se llevan por delante todas los años las malogradas naves de Iñás o los 70.000 que (dicen que) se han recaudado a través de la ORA.

Las razones son las de siempre: el comercio de proximidad crea riqueza local, empleo sano y estable; y una red social que apoya las iniciativas que surgen en el pueblo.

Ahora toca llevar esas propuestas generales a iniciativas concretas… y esto, es nuestra opinión, no puede ser llevado a cabo por una Corporación Municipal y, entendemos, mucho menos por una Agrupación Política.

Cuando aún retumban en mi cabeza las palabras de un conocido empresario de Santa Cruz (que prefiere mantenerse en el anonimato): «Era o que faltaba que agora nos fose algo en que o Bloque se preocupara por Nós…»; recordé que existe (o existió) una Asociación de Empresarios de Oleiros a la que correspondería (por lógica) esa labor de transformar las intenciones políticas en iniciativas concretas.

Esta Asociación, cuya página de web continua activa, suspendió sus actividades a mediados de 2012 tras atascarse en el Concello con un calendario de «eventos» para la Avenida de Santa Cristina durante el verano.

Los términos en los que fueron redactadas las distintas comunicaciones entre la Asociación y el Concello son duros pero realistas.

Este «último» ensayo pasó de ser el de la intención de superar las dificultades con un equipo sólido y «currante», a ser uno más de los «intentos fallidos» que ellos mismos señalaban como motivos para el desencanto y el olvido de los propios empresarios y comerciantes hacia todo lo que se presente en este Concello como tal «Asociación».

Estamos hablando de 2012 y, desde entonces y salvo iniciativas individuales muy a tener en cuenta, la «cosa» no ha hecho más que empeorar.

Es una pena que el BNG de Oleiros no haya propuesto, dentro de este programa que presentó, una serie de medidas de apoyo decidido a una Entidad de este tipo; que entendemos que es lo que les correspondería como agrupación política y garantizaría el consenso sobre este tema en ese Pleno en el que pretenden debatir sus propuestas. Aún están a tiempo…

One Comment

Deja un comentario