Para saber lo que pasa por aquí...

Ivan Renato

Podeis consultar el contenido del artículo pinchando en este enlace. Se trata de una historia bastante macabra.

Discurre en una de esas noches que no se sabe cómo acaban. De alguna manera, alguien subió con alguien a un piso; y allí pasó algo que dio con Ivan Renato en prisión hace seis meses; y por los próximos seis años.

Un juicio “mediático” por varias razones; la primera: los principales implicados, el presunto culpable y su novia son “extranjeros” (aunque tengan la nacionalidad española desde hace 9 años). Un teatrillo que sirvió para que los “no extranjeros” podamos reivindicarnos en nuestros grandes valores sociales y morales frente a esa juventud fogosa que baila reguetón.

Teatrillo porque la historia implica hasta 5 personajes distintos… ¿demasiados para una violación? El “culpable”, su novia, una amiga de la novia como víctima, un amigo de la amiga de la novia y una amiga de la amiga de la novia. Todos ellos tuvieron algo que hacer y decir en esta historia que, según parece ahora, está aún muy lejos de resolverse.

Y es que la novia del “culpable”, presunta “amiga” de la víctima, ha abierto una página en facebook para intentar aclarar muchos de los puntos negros que aún tiene este caso.

La novia del “culpable” cuenta en esta página que el chico se despierta en el sofá de su casa donde se quedó dormido cuando la supuesta víctima (puede que con algún chupito de más) le estaba “realizando una felación”. En ese momento estaban los dos sólos en la casa porque ella se había marchado con el amigo de la víctima.

Lo que parece más alucinante, las bragas verdes (que parecen ser la única prueba en todo el caso), aún no tienen dueño (o, más bien, dueña); o que su “propiedad” no ha sido acreditada en el juicio. Esas bragas verdes, parece ser, presentaban una mancha de sangre cuyo “propietario” también se desconoce; porque tampoco fue analizada. Lo que sí se sabe es que una exploración posterior a la víctima (muy posterior… porque tardó 5 días en presentar la denuncia) resultó negativa en cualquier tipo de lesión externa o interna; salvo alguna que debería ser anterior a la fecha de la posible agresión. Cierto que hay restos “biológicos” del acusado en la prenda… pero también se han encontrado restos de otro varón, aún sin identificar y sin que se pueda poner fecha ni origen a la segunda mancha.

Sin querer entrar en valorar el tipo de vida de esta chavalada… en la que las amigas de las novias despiertan a los novios en los sofás; lo que está claro es que el tal Iván Renato está en la cárcel porque a nadie le importó lo que le pudiera pasar: ni a él ni a su novia, ni a la víctima ni a su hermana; ni a su abogado ni a la policía ni al juez… y mucho menos al supuesto novio de la victima que se marchó con la novia del culpable o al propietario del semen de la segunda mancha de las bragas verdes.

Ivan Renato es culpable de ser joven, extranjero y de vivir en una burbuja en la que los “machos” están “obligados” a gastarse lo poco que poseen en una vida disparatada. ¿Merece ir a la cárcel por ello?

La discriminación “positiva” de la mujer a la que, desgraciadamente, nos obliga esta sociedad no nos puede hacer olvidar que la violación, el maltrato, el acoso o el abuso son… otra cosa. No nos pueden llevar a “retipificar” los delitos. Un piropo no es un delito porque la mujer lo denuncie. Un final “feliz” de una noche loca tampoco…

Ya lo dijimos y lo mantenemos: ojalá la víctima no haya sido violada… ni lo sea jamás.

2 Comments

  • Yoana GM

    Sí, una falta de respeto tanto como para la persona que denuncia como para Ivan, al que luego le adjudican el nombre de “el violador de las bragas verdes” sin importar lo que puede afectar a su familia, etc.. Pero bueno, dieron por echo que él era un violador a pesar de las contradicciones y al existir una sentencia. Pero bueno, ya vemos que muchos se toman el tema a “cachondeo” por las “pruebas” tan poco contundentes que llevaron a Ivan a prisión, sin pensar en ningún momento que jugaban con la vida de una persona sin ningún reparo.
    Espero algún día poder darle “la vuelta a la tortilla”, que la verdad salga e Ivan pueda rehacer su vida.
    Gracias Oleiros tvi, por tomaros la molestia de publicar el artículo y compartir nuestra página.

  • Raquel Pernas

    Más que un curioso titular, me pareció una falta de respeto por parte de La Voz de Galicia. Creo que el tema era bastante serio como para tartarlo de esa manera. Pero bueno…es algo habitual en ellos, al final lo que quieren es vender periódicos.

Deja un comentario